lunes, 6 de septiembre de 2010

MAQUILLAJE DE UNA SECRETARIA EJECUTIVA

El maquillaje en las secretarias es un aspecto tan importante como puede ser el peinado o la ropa, ya que normalmente si estás de cara al público tu imagen debería ser cuidada y limpia. El objetivo de un maquillaje para una secretaria, es el de sentirse segura y cómo no, transmitir a la gente buen gusto y elegancia. ¿Os imagináis a una secretaria despeinada y con la ropa sucia? No, ¿verdad? Quedaría como de mal gusto. No quiere decir que el maquillaje deba ser sofisticadísimo y elaboradísimo, no. Sólo hay que tener en cuenta la estación del año y la hora del día en que se trabaja para elegir las tonalidades.

VOy a enumerarte los pasos más importantes para estar perfecta durante tu horario de trabajo
Cuidado de la Piel:

Debes mantener el hábito de hidratar de día y de nutrir de noche. Ni falta hace que os hable del cuidado del contorno de los ojos, una buena crema para la zona y ya está.
Depilación de cejas:

Debes ser rigurosa y llevarlas siempre lo más cuidadas posibles. Unas cejas desaliñadas pueden arruinar el mejor maquillaje del mundo hecho por el artista más prestigioso. Recuérdalo.
Corrector de ojeras:

Eliminará del rostro rastros de cansancio y alguna pequeña imperfección.
La base:

Debe ajustarse a las necesidades de tu piel, es decir que si tienes la piel grasa, seca o mixta, tendrás que escoger un maquillaje que trate tu piel, y por supuesto del tono más parecido posible al tuyo.
Polvos sueltos o compactos:

Usa una capa no demasiado gruesa para que tu piel no se vea acartonada. Ten en cuenta que lo que buscamos es naturalidad, aunque si tu piel tiende a tener brillos, llévate en el bolso la brocha y el polvo compacto para retocarte cuando aparezcan los indeseables.
Sombras y maquillaje para los ojos:

Esto ya va a depender de tu estilo y de tu personalidad, pero no olvides que es mejor destacar lo bello del rostro y dulcificar la expresión que no llamar la atención porque has elegido un tono azul eléctrico, pienses que te miran porque vas guapísima y es sólo porque el reflejo de la sombra, molesta a la vista. Sé cauta y elige tonos neutros que favorecen a todo tipo de ojos. Ilumina la zona del lagrimal con una sombra clarita y da énfasis a tus pestañas añadiendo una línea en el párpado superior que da la sensación de más cantidad. Puedes delinear por dentro el ojo tambén con un lápiz de mina semiblando. A tu gusto. Usa máscara de pestañas negra o marrón para abrir la mirada.
Colorete:

Usa una brocha grande y aplica de manera ascendente y en dirección a las sienes. Puedes poner un tono rosado o melocotón si eres blanquita o un color más tostado si eres más morenita. Ten cuidado y no pongas demasiada cantidad. es mejor que te quedes corta y vayas añadiendo cantidad a que te pases. Aunque si te pasas, no borres todo el maquillaje para empezar desde cero. No hace falta. Coge una borla y retira el colorete que quieras.
Color de labios:

Elige tonos que den alegría a tu cara y que no compita con los ojos. Puedes elegir texturas cremosas o líquidas (glosses) pero llévala en tu bolso para poder retocarte si lo necesitas.
Ya no tienes excusa para ir perfecta a la oficina y ser el centro de todas las miradas por tu look cuidado y elegante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada